jueves, 31 de mayo de 2007

120 MINUTOS



Alfombras rojas
Espejos en el techo
Música con perfume berreta
Camas donde nadie duerme
Mentiras de amor que se dicen
y verdades que se escapan por los pasillos.
Medianoche, mediodía,
cualquier momento libre.
Preservativos usados, texturados y de sabores.
Un matrimonio en una habitación
intentan romper la rutina
su pene no se para más de una vez
y miran una porno después de coger.
Un hombre y otro hombre
se acarician en silencio
del otro lado de la pared
Sangre. Fuego. Gritos y gemidos
y un par de suspiros
se escuchan de la otra habitación,
un sádico director y una masoquista alumna
ya son marido y mujer,
sus lenguas son latigos,
y sus caricias rebenques.
Ciento veinte minutos después todo se acaba
el masoquista se vuelve a poner su traje azul
el gay su mameluco de obrero
y el matrimonio vuelve a escuchar la demanda de sus hijos
Medianoche, mediodia
cualquier momento libre
Ciento veinte minutos
de amor, mentira y sexo

1 comentario:

ceci dijo...

justo hoy tire en el tahc o del subte unas tarjetitas de feeling y pensé.. "que cosa de la que siempre prescindí, los telos"... igual, confieso, me gustaría jugar más seguido a ser otra, sacarme mi "mameluco" habitual y por un ratito ensanchar la vida a espaldas - o de costado- a otras personas que también deciden por un rato perderse en entrega mutua.. porque de eso se trata, no? creo que coger es una de las pocas actividades improductivas que aún pèrsisten.. es una de las pocas cosas que aún hacemos gratis.